La mujer y la digitalización

Si la paridad es respetada en cuanto al número de usuarios, en el sector IT las mujeres están sobrerrepresentadas en funciones de soporte y solo ocupan 15% de las funciones técnicas (desarrollo, producción y gestión de proyectos). Sin embargo, numerosas figuras femeninas han permitido avances digitales importantes. ¿Cómo establecer la igualdad de género en el mundo digital?

Un mundo digital femenino

En los años 1950 la digitalización era poco valorada por la sociedad, lo que puede explicar porqué las mujeres estaban representadas al 50%. Su exclusión empieza en los años 1990 durante la llegada del IT y de los videojuegos para el público en general.

Una regresión impactante mientras que figuras femeninas han participado a la evolución de las tecnologías digitales.  Por ejemplo Dorothy Boisson, ciudadana inglesa, era una de las pocas personas que sabia utilizar Colossus, una máquina, anterior al ordenador,  que le permitía descifrar los códigos Nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente, no saldrá de la sombra de Alan Turning,  aunque su trabajo haya contribuido al éxito del desembarco en Normandía.

Unos cuantos años después, Margaret Hamilton pone en funcionamiento el código informático que permitió a Amstrong pisar el suelo lunar.  La última figura en la plétora,  fueStephanie (alias Steve) Shirley. En 1962 crea su empresa de software con 6 £, y adopta el nombre de Steve para ayudarse en el mundo de los negocios dominado por los hombres. En 1980, su empresa emplea 8500 personas y se valoriza a 150 millones de libras esterlinas. Hoy en día, la empresa es integrada al grupo Sopra Steria. La digitalización no es entonces históricamente masculina. El retroceso del lugar de la mujer en este sector tiene más que ver con el marketing de los años 1990 presentando el ordenador como el mejor regalo para un niño.

Imagen: Beryl Bès

El mundo del IT a regresado. Las ferias como el CES organizado por la asociación de la tecnología del consumidor lo demuestran. En su última edición en Enero 2018, ninguna ponencia fue animada por una mujer. Su representación se limitaba a estereotipos a través de puestas en situación de productos. De hecho, el sitio de la mujer en robótica en la feria acabó transmitiendo clichés sexistas: Un robot estríper. Los organizadores se defienden señalando la ausencia de mujeres en la industria high tech, sobre todo en los puestos de manda. La pregunta es: ¿Porqué las mujeres son escasas en este sector?

Comprometer el sector con la igualdad de oportunidades

Según el estudio llevado a cabo por el Syntec digital en 2017, la proporción de mujeres comprometidas en carreras digitales se ha estancado al 33%. Es en la etapa de la formación que es creada la disparidad entre géneros. Las mujeres no son animadas, al contrario, a orientarse hacia esas filiales expuestas como reservadas a frikis de las matemáticas, de la ciencia, a los hombres, en resumen. Pero las empresas IT deben reaccionar para invertir la tendencia. En la estrategia de comunicación o  en la voluntad real, las mujeres puedan encontrar su espacio en el IT.

Booking.com a lanzado una beca incitando las mujeres a estudiar IT en Oxford y Delft. En Facebook Francia, el reclutador tiene la obligación de recibir al menos dos mujeres en entrevista antes de poder hacer una oferta a un candidato. Microsoft a invertido 500 000 dólares en la asociación Black Girls Code, defendiendo la igualdad de oportunidades al acceso a trabajos de código informático. La sociedad de consejo y servicio en tecnología de la informática, la CGI, va más lejos y ha abierto 6 campus en 2017 bajo el nombre de UDEV. “La escuela del desarrollador” se ata a tres ambiciones: frenar la escasez de talentos en la filial, feminizar la profesión y proponer una dinámica de inclusión. Una discriminación positiva que no complacerá todo el mundo, pero que parece indispensable para torcer el cuello a las ideas recibidas.

 

Imagen: ciwm journal

El sitio de la mujer en la sociedad digital es real, y avanza. Moda o tendencia de fondo, solo el futuro lo dirá. Frente a hallazgos alarmantes, las empresas del sector IT actúan más rápidamente que los gobiernos. La palabra liberada y la difusión rápida de desbordamientos, gracias a Internet, permiten de denunciar y de hacer avanzar las cosas. Lejos de estar acabado, esta lucha para la igualdad de género en el digital solo está empezando. No se trata en ningún momento de aplastar o robar el sitio de los hombres, sino de trabajar juntos en la construcción de un mundo mejor en cual el respeto del otro prevalece sobre su género, su color, su categoría social.

 

Juliette Bernier