Las finanzas sostenible, cada día más en el centro de la estrategia del AMF

¿Pronto el final del “greenwashing”? El proyecto de ley Pacto – que todavía debe ser examinado en el Senado – encarga la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) de “velar a que la cualidad de la información proporcionada por las sociedades de gestión sobre su estrategia y su gestión de riesgos frente al cambio climático”. En el futuro, las condiciones en las cuáles las gestorías de activos comercializan productos dichos “verdes” podrían entonces endurecerse.

“El proyecto de ley Pacto es coherente con el reforzamiento de la acción del AMF en materia de Inversiones socialmente responsables (ISR), como Philippe Sourlas, director adjunto a la dirección de la gestión de activos del AMF. Desde 2010, la autoridad publica reportes bianuales sobre la responsabilidad social y medioambiental de las sociedades y desde 2015, procede igualmente para el ISR. En principio de año, la finanza sostenible ha sido entre otros, sido identificada como una de las ocho prioridades de acción para 2018 y cómo “un eje estructurante” de su plan de supervisión a 5 años.

 

Pedir detalles sobre el reporting 173

Entre sus misiones: Asegurarse que el articulo 173 de la ley de transición energética es respetada. “Hace algunas semanas, hemos contactado casi 600 sociedades de gestión francesas para tener detalles sobre su reporting 173” Ilustra Philippe Sourlas. El regulador quiere asegurarse que la información proporcionada por las sociedades de gestión a los inversores es “clara, exacta y no engañosa”. Lo que puede querer decir asegurarse del perímetro afectado cuándo un asset manager se muestra como ISR por ejemplo. En el caso de presentación de la huella carbono, el policía de los mercados podría también pedir detalles en el ámbito considerado.

El AMF considera por otro lado los labeles cómo “herramientas útiles, en la medida que nuestra preocupación es de evitar toda confusión a nivel de ambición de iniciativas ESG”. En el último informe sobre ISR, el supervisor expresaba ya de antemano su inquietud. Numerosos fondos se dicen efectivamente “sostenibles” o “responsables” pero esta apelación no controlada recubre realidades diferentes. El AMF si embargo no tiene la intención de hacer la labelización obligatoria… al menos no mientras que los labels europeos no habrán sido definidos.

 

Los equipos de control serán movilizados.

En cuánto a las metodologías utilizadas por los diferentres actores para evaluar el impacto climático de sus inversiones, “todavía deben ganar en madurez”. La ley Pacto invita el AMF a renforzar su acción en este terreno e ir más allá de la verificación de que una información está clara, exacta y no engañosa. “Controles temáticos están en curso en las sociedades de gestión para verificar la conformidad de las estrategias ISR establecidas con la información dada a los inversores”, indica Philippe Sourlas.

 

Fuente: Les echos.fr