Greta y el clima: La verdadera emergencia es NO actuar

La última declaración pública de Greta Thunberg ha generado varios debates que desafortunadamente se desatan una vez más por la forma, más que por el fondo del mensaje. Líderes políticos, empresas y sociedad civil: El mensaje real es que todos cambiemos el debate y pasemos a la acción.

Cuando la forma te hace olvidar el fondo
El 23 de septiembre, Greta Thunberg fue invitada por el Secretario General de la ONU, Antonio Gutteres, para hablar en la inaguración de la cumbre climática de la ONU . Ella nos recordó cuál es el peligro que las sociedades sean pasivas ante el cambio climático y el coste de no actuar para las generaciones futuras.

Sus repetidos llamamientos para una conciencia masiva de los problemas que enfrentan nuestras sociedades para fines de siglo, han resonado en gran parte de la juventud en todo el mundo. Sin embargo, no dejarán de levantar en paralelo otro tipo de críticas, centrándose más en el mensajero, que en el mensaje.  Si bien, tiene la intención de ser la portavoz de una comunidad científica ocupada alertando a los tomadores de decisiones globales sobre el riesgo que pongamos en peligro el equilibrio natural. La joven sueca es cuestionada con el pretexto que el tono empleado es demasiado hostil, moralista o teatral … en detrimento del debate sustantivo una vez más.

Un relevo crucial de alertas científicas
Si uno comparte o no a la personalidad de los denunciantes ambientalistas, no es la cuestión. La cuestión es que el estado del planeta se está deteriorando y los informes de expertos de diferentes lugares del mundo siguen anunciando consecuencias adversas y sin tener la audiencia que la gravedad de la situación requiere . Por ejemplo un estudio publicado el 17 de septiembre por varios laboratorios franceses y revisa al alza el aumento previsto de las temperaturas medias, hasta + 7 ° C en comparación con el período preindustrial, en el peor de los casos.

Nuestros sistemas de producción y consumo de energía se enfrentan directamente , ya que dependen en su mayor parte de combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón, que en cualquier caso alcanzarán su pico de producción en los próximos años o décadas. La biodiversidad mundial se encuentra en una situación crítica, con una tasa interminable de extinción de especies, como lo destaca un informe de IPBES en mayo de 2019. Finalmente, el último informe del IPCC  (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), publicado el 25 de septiembre, revisa el aumenta y el impacto del desequilibrio de carbono del planeta, reforzando el calentamiento y el aumento del nivel del mar acelerado.

Empresas enfocadas en el camino del 2 ° C
¿Eludir estas realidades una buena manera de resolver el problema? Ciertamente no. Debemos actuar colectivamente sin más demora y las empresas ahora deben estar a la vanguardia de esta lucha. Los ciclos de decisiones políticas son más largos. Ahora es una cuestión para el sector privado, adelantarse a las restricciones regulatorias y definir voluntariamente estrategias de desarrollo compatibles con la trayectoria de 2 ° C inscrita en el Acuerdo de París.

El desafío es importante y los proyectos son numerosos. Entonces, respondamos al llamado de la juventud y actuemos.

Crédito de la foto: Anders Hellberg